Los tarraconenses Harrison Ford Fiesta (Romain Aleberteau, César Meler, Pablo Vidal y David Cobo) parecen cuatro chicos normales, en el buen sentido de la palabra, si es que acaso lo tiene. Su música, sin embargo, no lo es. Escuchando su primer disco (que como el cuarto de Led Zeppelin no lleva título) es sencillo dejar la mente volar e imaginar que estamos en un antro clandestino, en un local subterráneo y sin número de París, rodeados de personajes extraños en un ambiente singular, quizás dentro de una película de David Lynch, muy alejado de nuestra realidad, como una banda sonora para momentos insólitos. Podéis escucharlo aquí y crear vuestra propia imagen. Hablamos con David Cobo de ésta y de otras cuestiones, aunque no le interrogamos sobre a quién se le ocurrió el nombre de la banda ni si tienen pensado cantar en catalán o en castellano en un futuro. Ya se lo preguntará alguien cuando sean ricos y famosos.

harrisonfordfiesta

                          Los cuatro Harrison (de izquierda a derecha: César, Romain, David y Pablo)

 

¿Por qué motivo un buen día los Harrison Ford Fiesta deciden sacar un disco?

Para dejar constancia de nuestro paso por la Tierra o simplemente porque grabar discos mola.

-La única crítica que se me ocurre para vuestro álbum es que se hace demasiado corto. ¿Os lo han dicho?

Eres el primero. Al principio íbamos a grabar más canciones, pero con éstas lo vimos redondo. También teníamos claro que lo queríamos editar en vinilo, con las restricciones de minutaje que conlleva.

-¿Por qué decidisteis regrabar las canciones que ya teníais editadas en un EP en lugar de componer algunas nuevas?

Las canciones de ‘Fluctuaciones espacio-temporales nada menospreciables’ estaban grabadas en casa, y en el disco buscamos la energía, los desarrollos del directo, el espíritu de banda.

-Por cierto, ¿por qué se han caído ‘Jimmy et les loups’ y ‘Missed rendez-vous’? A mí me gustaban y las he echado de menos…

Para nosotros el disco tiene una narrativa musical y es sólo con estas canciones que tiene sentido. Aunque nos gusten, no sabríamos dónde ponerlas.

-¿Teméis que alguien os diga que prefería a los Harrison más moderados de ‘Fluctuaciones espacio-temporales nada menospreciables’?

Mientras no lo diga Romain…

 

harrison3

                        El disco no tiene título, pero sí una portadaca (obra de David Cuero)

 

-El disco se ha retrasado más de un año respecto a lo previsto. ¿Qué ha pasado?

Hemos querido grabarlo con Joan Pons, masterizarlo con Yves Roussel y sacarlo con Foehn Records, y todos tienen las agendas muy apretadas.

-Os hago una confesión. Pensaba que vuestro debut sería aún más psicodélico y alocado de lo que es. Quizás por la influencia de vuestros directos.

No sé, ha salido así…

-A todo esto, y antes de entrar en materia, ¿dónde os habéis olvidado el título del álbum?

Es interactivo, cada uno puede llamarlo como bien desee.

-Habéis aparecido en un buen puñado de medios de comunicación a nivel estatal, la mayoría indies, pero no todos. ¿Os lo esperabais?

Lo cierto es que no, pero bueno, esto se lo debemos a Foehn que es a quien hacen caso.

-Vamos a jugar. Os leo cosas que han dicho de vosotros y me decís qué opinión os merece. En la MTV afirman que vuestras canciones “han conseguido construir su propia alma de forma individual”.

Me imagino que es porque cada canción es un mundo y tiene su personalidad. No todo es folk o chanson.

-En LaFaseSónica, aseguran que “(Harrison) se nos presentan con sonidos que nacen de la música popular francesa, de pasajes de la más “clásica chanson” rollo Georges Brassens o Brel a la más pop de Françoise Hardy, Gainsbourg o la Birkin, pasando sobre todo por la más cercana nouvelle chanson al modo de Françoiz Breut, Dominique A o Benjamin Biolay”.

Romain es de Tours y es quien compone las canciones, si lo hubiera hecho César seguramente sería copla o pasodoble.

harrison2

 

-En la Jenesaispop, además de bromear con lo “inadecuado” de vuestro nombre, os comparan con Benjamin Biolay y Dominique A, Tindersticks, Nick Cave, Einstürzende Neubauten y Godspeed! You Black Emperor. No está mal…

¡Se han pasado! Pero guay, oye. Nick Cave, Godspeed… discos de cabecera.

-En Mondo Sonoro afirman que miráis por igual “hacia la nouvelle chanson y hacia el folk lo-fi más evocador”.

Nos miramos el ombligo básicamente.

-Y en vuestro Bandcamp me gusta mucho cómo acaba la crítica Vladimir Lozano: “Nada es demasiado espeso ni liviano, aquí la música se expande sin miedo a desdibujarse”.

¡Gracias Vladi!

 

 

-Teniendo en cuenta que ya no sois unos chavales, ¿aún soñáis con convertiros en estrellas de la música o esa ilusión nunca se pierde?

Yo personalmente llevo años haciendo posturitas delante del espejo.

-Tengo que hacerla o me matan: ¿tendremos algún día un segundo disco con canciones nuevas?

Esperemos que sí. Ya hemos empezado a hacer cosas nuevas, pero vamos muy lentos.

-Acabo con un pequeño momento egocéntrico. Llevo años diciendo que Harrison Ford Fiesta se va a convertir en un grupo de referencia y que, si queréis, vas a hacer carrera en el extranjero. ¿Me haréis quedar mal delante de mis amistades?

Ahí te has pasado, pero bueno, por ti no cejaremos en el empeño.