Sería fácil decir que todo este año ha sido, en el mundo del videojuego, un largo LoPutoNormal. Pese a algunas alegrías (‘P.T.’, ‘Monument Valley’, ‘South Park: The Stick of Truth’ o el estirón de la WiiU), 2014 ha sido año de transición, con demasiadas medianías y demasiados triple A sobredimensionados que no dejan satisfecho a nadie. Salvo, claro, a nosotros, que salivamos pensando en llenar esta lista anual de tibiezas jugables. Ahí van 7 juegos tan correctos como olvidables.

‘Watchdogs’

Angry White Dude, pero esta vez en hacker.

Angry White Dude, capítulo 96.

Ubisoft es el paradigma de uno de los grandes problemas de la industria: una compañía gigantesca, dominada por ejecutivos de marketing y estudios de mercado, tirando montones de dinero a productos a medio cocer. En sus juegos hay buenas ideas, pero se ahogan al intentar satisfacer a todo el mundo sin emocionar a nadie. La comida de avión del videojuego, vaya. Y mira que un ‘Assassin’s Creed’ en la era de la información y la vigilancia es ideaca, pero la ejecución de ‘Watchdogs’ es la de siempre: misiones secundarias plomizas, mucho tiro por llenar cuota, un mundo abierto que desvela sus trucos al par de horas de juego y un relato bochornoso. (‘Assassin’s Creed: Unity’, por su parte, ya ni aspira a entrar en esta lista.)

‘Castlevania: Lords of Shadow 2’

"Rat Simulator 2014"

“Rat Simulator 2014”

¿Qué ha pasado con la (sub)saga ‘Lords of Shadow’? La primera entrega es un referente en esta santa casa pero su spin-off (o capítulo intermedio) ‘Mirror of Fate’ ya entró con honores en esta lista el año pasado. Lo de un ‘Castlevania’ en la actualidad era otra ideaca pero se malogra con irritantes secciones de infiltración, la obligación de transformarnos en rata (eres Drácula, ¡pero eres una rata!) y un relato que da bandazos sin rumbo. Es un juego correcto, lejos de su antecesor y de su propio potencial.

‘Crimson Dragon’

¿Puede ser soso volar a lomos de un dragón? Fuck yeah!

Hacemos trampa porque es de 2013 pero aquí lo jugamos todo un año o dos tarde. Lo que prometía ser el regreso triunfal de la imprescindible franquicia ‘Panzer Dragoon’ se quedó en una cosa flojeras, técnicamente simplona y con un arte blandurrio. No mantiene casi nada de lo que hacía especial a la saga (la música, aquel idioma inventado, los momentos epifánicos) y, aunque se juega con agrado, colaría como producto de smartphone. Aquí ya no sabemos a quién ponerle velas para que Sega vuelva a molar.

‘Armillo’

Armillo el armadillo sólo quiere que le quieran. #MascotasMAL

Armillo el armadillo sólo quiere que le quieran. #MascotasMAL

De la decepción a la sorpresa. ‘Armillo’ es el tipo de LoPutoNormal que más nos gusta: vale que el protagonista tiene algo de mascota de cereal de marca blanca o de plataformas noventero, pero el diseño es relativamente ingenioso (aquí adoramos los niveles esféricos) y cumple bastante bien sus aspiraciones. Si no pareciera hecho con descartes de otras obras y el bicho no fuera una especie de híbrido entre Sonic y MODOK, saldría de esta lista por la parte de arriba.

‘Disco Zoo’

La rave de los animales. Camille Saint-Saëns, supera esto.

La rave de los animales. Camille Saint-Saëns, supera esto.

Un comehoras de móvil apañado, simpático pero que no deja de ser un tap’n’wait, con puzzles anecdóticos y una microgestión fastidiosa. Nada funciona tan bien como en ‘Tiny Tower’, que nos hacía olvidar las limitaciones (incluso estafas) del género, pero tampoco tan mal como en aquel juego de ‘Los Simpson’. En ése llevamos un par de años esperando que se construya nosequé para poder esperar a construir nosequé más.

‘Legend of Korra’

¿Una mujer protagonista de un videojuego? ¿Nos van a obligar a mentar la idiotez del GamerGate?

¿Una mujer protagonista de un videojuego? ¿Nos van a obligar a mentar la idiotez del GamerGate?

Con la saga ‘Arkham’, ‘South Park’, ‘Alien Isolation’ e incluso ‘Shadow of Mordor’ (cuyo mayor error es integrarse en la Tierra Media sin entender la ética y la temática de Tolkien), los juegos licenciados parecen estar en un momento feliz. Si en ese contexto juntas una franquicia muy querida, ‘Avatar’ (la buena, no la que nadie recuerda de los bichos azules), con el desarrollador más experto y loco de su género, Platinum Games (los de ‘Vanquish’ o ‘Bayonetta’), el melocotonazo estaba asegurado. Pues no. Queda un juego del montón, simple, por salir del paso, que cubre los mínimos. Ya es más que aquella peli de Shyamalan, aunque hace menos risa.

‘Destiny’

destiny

‘Destiny’ era éste, ¿no?

Lo han definido como “el mejor 7 sobre 10 del año” y con eso queda todo dicho. Es lo de siempre: tiros, soldados y marcianos, subir de nivel y lootear, todo lo suficientemente bonito como para que valga la pena usar la función de sacar capturas. En este puesto podría estar ‘Call of Duty: Advanced Warfare’, pero lo pierde por lo de “pulsa X para presentar tus respetos” y porque ‘Destiny’ tiene un tema de Paul McCartney que es muy LoPutoNormal. Caso cerrado: Bungie ha ganado el duelo de la mediocridad, el jurado ya se puede ir bostezando a casa.

@VtheWanderer