¿Qué relación puede tener una versión respecto a la canción original? Hasta la fecha hemos estudiado tres posibles coyunturas (recupéralas en el índice de la serie): que la versión sea excelsa, intrascendente o que haya conseguido un estatus que no es el que le corresponde. Hoy vamos un paso más allá y entramos en un escenario peculiar, ya que la relación no se establece por las canciones per se sino por lo que sus autores sienten (y manifiestan) respecto a ellas. En esta tesitura existe otro vínculo, insólito y tal vez por ello fascinante: cuando el autor de la canción original reconoce que su obra ha sido mejorada.

Es esencial recalcar para la perfecta comprensión de la tesis que aquí se desarrolla que no se está valorando si un tema es mejor que otro. No sólo sería inútil sino también estúpido: todos somos conscientes de que existen muchas versiones que superan la canción original, y es natural que así sea. Si esta categoría puede ser definida como una rara avis es por lo inusual que resulta que el autor de la canción original admita en público que su creación ha sido mejorada. Nos sumergimos en las sucias aguas de la egolatría, el narcisismo respecto a la producción propia y la vanidad. El clásico Salieri vs Mozart. Muchos artistas son conscientes de que otros los han aventajado; muy pocos tienen la honestidad de reconocerlo.

Para que se dé un caso digno de entrar en esta selecta lista deben conjuntarse tres factores: una versión que mejore la obra original, un autor humilde que confiese esta circunstancia en público y alguien que recoja el episodio para que llegue a nuestros oídos. Demasiados requisitos imprescindibles, y de ahí la existencia de pocos ejemplos ilustres. Estos tres son los más significativos:

.

Bob Dylan – ‘All along the watchtower’

‘All along the watchtower’ apareció en 1967 y está considerado como uno los primeros clásicos de Bob ‘Mr. Nobel’ Dylan (de no ser así no aparecería en ‘Guitar Hero’). No obstante, si se menciona esta canción, Bob Dylan es la segunda persona que nos viene a la cabeza. Alguien lo ha adelantado y ya nunca va a ser alcanzado.

.

Jimi Hendrix – ‘All along the watchtower’

Ese ‘alguien’ responde al nombre de Jimi Hendrix, quien la versionó unos meses después de que el tema viese la luz. Desde entonces la canción es suya (no a nivel legal, pero sí espiritual). Así lo reconoció su creador, que además ha obsequiado a Hendrix con un homenaje prolongado durante décadas: desde la muerte del guitarrista zurdo en 1970, Dylan interpreta ‘All along the watchtower’ tal y como la grabó Hendrix en vez de seguir los parámetros de la obra original. Es difícil imaginar una manera más digna de traspasar una autoría artística por los siglos de los siglos.

Y vamos con otro clásico:

.

Nine Inch Nails – ‘Hurt’

‘Hurt’ es una de las grandes canciones de los noventa. En aquel momento era imposible prever que la obra de Nine Inch Nails cambiaría de manos de manera brusca y para siempre.

.

Johnny Cash – ‘Hurt’

Pero así fue. Cedemos la palabra a Trent Reznor, el torturado creador de ‘Hurt’, cuya reflexión sobre el cover de Johnny Cash es concluyente: “Me sentí invadido. Esa canción era mi criatura. Era como si hubiera construido una casa y otra persona se hubiera instalado en ella. (…) Desde entonces no volví a escuchar mi versión. Estoy tan contento con lo que hicieron con esa canción que no pensé mucho en ella. Ya superé el shock inicial, y me di cuenta de que de eso se trata la música. Yo tiré algunas cosas a la olla, y ahora se convirtieron en otra cosaInstantáneamente, se convirtió en una canción suya“. Chapeau por el amigo Reznor.

Y finalmente…

.

Leonard Cohen – ‘Hallelujah’

¿Qué decir del ‘Hallelujah’ de Cohen que no se haya dicho ya? Ante lo inútil que resultan las palabras que puedan aquí escribirse, continuemos hacia nuestra siguiente parada: K. D. Lang.

.

K. D. Lang – ‘Hallelujah’

El caso que nos ocupa es muy distinto al de los anteriores. En primer lugar porque el ‘Hallelujah’ original sigue siendo la que ostenta una mayor consideración popular, a diferencia de lo que ocurre con ‘All along the watchtower’ de Dylan y ‘Hurt’ de Nine Inch Nails. Nadie discute la preponderancia de la obra de Cohen (a excepción, curiosamente, de él mismo). Un segundo rasgo diferencial consiste en el hecho de que la versión que Cohen reconoció como sucesora, la de K. D. Lang, no es ni la más conocida ni la más prestigiosa (el honor recae en la de Jeff Buckley).

Esto es lo que el cantautor canadiense afirmó sobre el cover de K. D. Lang: “¡Creo que ya podemos dejar descansar esta canción! Ya se ha llevado a su estado definitivo de perfección. No creo que se pueda intentar (mejorarla) siquiera, porque se ha hecho magníficamente”. Palabra de Cohen.