2015 ha sido un buen año para la medianía en cines. No ha habido semana en la que uno no pudiera meterse en una sala a diasfrutar del aire acondicionado o la calefacción y salir dos horas después igual que entró, ni más sabio ni más enfadado, sin haber aprendido nada ni mirado el reloj. Por eso hemos juntado un comité de expertos en cosas normaleras, irregulares y entretenidas para quedarnos con sólo 14 películas ni favoritas ni odiadas, empezando por:

El destino de Jupiter (Jupiter Ascending, Andy y Lana Wachowski, 2015)13836-jupiter_ascending_2015_movie-wide.1200w.tn

Hace unos meses Cuatro emitió un reportaje sobre “bebés adultos” y sus “madres”, que son como las dominatrix de ForoEmbarazo.com. Alguien me lo contó con estupor y desprecio, repitiendo “la gente está fatal” y “en medio de la calle los ponía yo a hacer el idiota”. Ése era el efecto que buscaba el reportaje: animar a chotearse del diferente, perpetuando la normatividad gris y la superioridad de nosotros, los estándares. Algo así pasa con las críticas a los Wachoswski (pervertidos, locos, inadaptados): se nos anima a odiarlos y reírnos de sus rarezas, de su gusto hortera, sus excesos, su fetichismo y su desinterés por lo normal, no vaya a ser que locuras geniales como Speed Racer Cloud Atlas nos hagan dudar del cine hegemónico. Pero la verdad es que los bebés adultos son bastante ridículos y los Wachowski, muchas veces, también. Cuesta negar que Jupiter Ascending es un descalabro tremendo… y también la peli fallida más imprescindible del año: estilosa, imaginativa, arriesgada, honesta y a contracorriente. ¿Qué más da que a ratos dé tanta vergüenza ajena como un adulto en pañales?

@VtheWanderer

Cuatro fantásticos (The Fantastic Four, Josh Trank, 2015)fantastic-four-2015

Cuatro Fantásticos es la película a odiar este 2015, no hay más que mirar los metascores y tomatometers de turno. Algunos dicen que es “la peor película de superhéroes de la historia”, otros que su fracaso es indicativo del desgaste del cine de supers. Y bueno, la nueva adaptación de La Primera Familia marvelita es bastante desastrosa, pero tampoco para tanto. Descarrila por las dos voces que se dan tortas durante todo el metraje: las decisiones arriesgadas de sus cineastas y las de la junta de accionistas malvados de turno. Cuatro Fantásticos funciona cuando intenta ser “tan sólo” scifi modesta, con detalles bastante chulos como montar un teletransportador 1.0 con varias Nintendo 64, la transformación cronenbergiana de los personajes o el uso de La Cosa como arma secreta del gobierno. Pero cuando llegan las partes obligadas de blockbuster de acción todo se va a la mierda, sobre todo por el atropellado y obligatorio clímax de manual. Doom da penica, Miles Teller grimilla y el cambio de pelucas de Kate Mara deja de tener gracia la quinta vez, pero hay cosas buenas en medio del descalabro. Es decir, un LoPutoNormal de libro.

@MacMathiu

Home (Tim Johnson, 2015)

dreamworks-home.0_cinema_1200.0

¿Cuál era Home? ¿De qué iba? ¿Es de la Dreamworks, de Sony, de alguna otra? ¿No se estrenó ya esta misma peli hace un año o dos? Admítelo: la respuesta a estas preguntas te la trae un poco floja. Home es una película de cuota, la cinta de moñecos colorida, tierna y conservadora de este año, que se olvida a medida que se ve y que sirve de agradable marcador temporal hasta que se estrene alguna importante, como esos abuelos que van a la playa a las seis de la mañana a coger sitio para la familia.

@VtheWanderer

Los héroes del mal (Zoe Berriatúa, 2015)los-heroes-del-mal

Sabe mal emplazar esta película en la lista porque tiene muy buenas intenciones, una propuesta valiente y la voluntad de hacer algo diferente. Pero después de un inicio más que prometedor, esta historia de inadaptados que deciden rebelarse contra sus agresores a base de puñetazos pierde el rumbo y acaba siendo un sinsentido. Como sucede en muchas películas de Álex de la Iglesia (¿será casualidad que sea el productor?), el film no sabe qué camino tomar, como si los guionistas se hubiesen quedado sin ideas en mitad de su escritura. Si a eso sumamos que uno de los actores protagonistas es un poco flojo, que el tono es inadecuado y que la verosimilitud va cayendo en picado, la conclusión es que Los héroes del mal es un órdago de máximo riesgo que ha salido mal. Más suerte con la segunda, Zoe…

@AdriWithor

Spectre (Sam Mendes, 2015)

Daniel Craig stars as James Bond in Metro-Goldwyn-Mayer Pictures/Columbia Pictures/EON Productions’ action adventure SPECTRE.

Previsible y monótona. Es la sensación que deja la nueva Bond, un compendio de fuegos artificiales lanzados a destiempo y con  desgana por un Sam Mendes que prácticamente olvida las virtudes de Skyfall. El Bond-Craig atormentado, crudo y realista deja paso a otro que está en la pantalla por estar, que se ve arrastrado por la planísima maldad de Spectre hacia una espiral de tópicos. Se echa de menos a la deslumbrante Judi Dench y el villano Waltz es histriónico, hiperexagerado, sin matices. Cuando se ha de medir con Bond, se desploma desde un sexto piso. Dirán que bueno, que la película entretiene sin más: sí, y por eso está en esta lista. Después de la profundidad y oscuridad de Skyfall, Mendes parece aquí encorsetado. Muchos fans de Bond no entienden el giro “realista” de la saga, a la sombra del Batman de Nolan, y agradecerán que se deje un poco de lado, pero si ha de ser una fiesta pachanguísima, coño, que esté bien construida. ¿Para cuando un Bond al estilo de Guardianes de la Galaxia?

Cano

Everest (Baltasar Kormákur, 2015)

Everest-Movie

Como toda película “basada en hechos reales”, da perezón (excepto Pain & Gain), pero oye, ésta tiene un reparto y un escenario de lujo. Aunque los primeros están ahí sólo para cobrar el cheque y el segundo lo podemos ver igual de bien en documentales y salvapantallas. La película entretiene aunque tarda en arrancar y, cuando llega lo bueno, se queda en un paseo complicado por la montaña (en el que muere mucha gente) más que en el survival que molaría ver. También tiene momentos de dramita de bastante vergüenza ajena, aunque no se abusa de ellos. En Everest nada molesta ni entusiasma demasiado, se queda a medio gas en casi todo y se olvida al salir de la sala. Pura medianía.

@MacMathiu

Minions (Kyle Balda, Pierre Coffin, 2015)

banner-minions

Los minions (¿por qué no se ha traducido como “esbirros” o “peones”?) son humor para un mundo con poca capacidad de atención. Gustan a los niños, a esa amiga ociosa que se pasa la mañana publicando en Facebook y a tu cuñado, que se disfrazará de ellos en el próximo carnaval o despedida de soltero. Son masa, leña para que Zizek grite, drones sin personalidad hechos para adocenar y vender Happy Meals. Que su película no sea sólo soportable sino entretenida y, por momentos, eficaz, dice mucho del buen hacer de sus creadores. O de las bondades de la plantilla con la que está hecha, la misma de la mitad del cine animado actual. Minions es slapstick venido a menos (mirad los clásicos y comprobad lo que falta: estoicismo y piruetas del azar, golpes geniales de mala-buena suerte), pero esforzado y simpático. Podría haber sido peor.

@VtheWanderer

Regresión (Regression, Alejandro Amenábar, 2015)

emma-watson-regression

Tal vez soy injusto con esta película, pero no puedo evitar entenderla como la más actualizada representante de una filmografía a la deriva. Mi predisposición era tal vez demasiado buena: esperaba encontrarnos con una buena mind-game film con valores de producción top, una muestra de lo que el Amenábar de Tesis (1996) o Abre los ojos (1997) podría ofrecernos en este siglo después de la gran Los Otros (2001). El resultado es un thriller irregular, con momentos inquietantes gracias a un inteligente juego de confusión de puntos de vista y sueños, pero que promete mucho más de lo que acaba dando y que está lastrado por la construcción de la vacua pareja protagonista (cabreado Ethan Hawke, acélguica Emma Watson).

@Anlololo

The imitation game (Morten Tyldum, 2014)the-imitation-game-benedict-cumberbatch-wallpapers

Propongo darle el Óscar por adelantado a Eddie Redmayne por The Danish Girl a cambio de que la película no se estrene. Es más, hagamos lo mismo con todo el cine de prestigio para que no infeste la cartelera en enero y febrero. Este año, el subgénero de historias reales de superación formulaicas destinadas a inspirarnos ha tenido dos representantes destacadas y no consigo distinguirlas bien (tampoco ayuda que ambas sean, a grandes rasgos, remakes de Una mente maravillosa). Si no recuerdo mal, la de Turing insistía menos que la de Hawking en los discursos aleccionadores del hombre hecho a sí mismo y el “love conquers all”, además de acercarse más al thriller y de poder verse, jugando un poco, como un especial de Sherlock en la 2ª Guerra Mundial. Motivos suficientes para alcanzar la medianía y ganar esta ronda del juego de la imitación. En la siguiente, ya le tengo reservado un hueco a The Danish Girl. 

@VtheWanderer

El Francotirador (American Sniper, Clint Eastwood, 2014)americansniper

Sale Bradley Cooper, que está muy cachas, pone cara de palo y casi no habla, cosa que se agradece porque cada frase produce más vergüenza ajena que la anterior, y retrata la ambivalencia de un personaje planísimo que es muy bueno en el campo de batalla y muy malo relacionándose con su mujer y su hija. Nunca se había explicado algo así. También hay un montón de banderas americanas, y nueve de cada diez frases versan sobre lo bueno y necesario que es el ejército, y sobre lo jodido que está el mundo, pero todavía estaría peor si no fuese por los americanos que ponen el culo por nosotros. Hay un momento en el que Bradley sostiene a un bebé, se nota mucho que es de plástico y produce mucha risa; es quizás la mejor escena de la película. Si aparece en esta lista es porque las escenas de acción están bien rodadas y la parte bélica es entretenida. Y, por qué no decirlo, porque detrás de todo está el amigo Clint: respeto que a sus 85 años aún tenga ganas para ponerse detrás de una cámara y contarnos una historia (que tal vez no hacía falta contar).

@AdriWithor

Black Mass (Scott Cooper, 2015)

In this image released by Warner Bros. Entertainment, Johnny Depp portrays Whitey Bulger in the Boston-set film, "Black Mass." (Warner Bros. Entertainment via AP)

¡Qué necesario se hace un estudio cuantitativo de la posibilidad de cruzarse con una peli LoPutoNormal en la Fiesta del Cine! Tuve el dudoso placer de ver Black Mass en la segunda edición del evento este año y no me defraudó en su normalidad. Es de loar la voluntad por traernos otra anodina-pero-correcta iteración más del modelo de filme de gángsters post-Scorsese. Aunque eso sí, sin todo aquello que convierte a Uno de los nuestros (1990) o Casino (1995) en obras cumbres: no hay personajes atractivos (nada creíble Depp, floja Cakota Johnson: ¿estamos ante una nueva Carey Mulligan?) y sin ninguna muestra de sentido del humor.

@Anlololo

La pesadilla (The Nightmare, Rodney Ascher, 2015)the-nightmare-trailer-700x276

Oliver Sacks describió la parálisis del sueño en su estupendo libro Hallucinations. Lo hizo con prosa clara, instructiva y seductora, arrojando luz sobre una trampa de nuestro cerebro que, lo sabréis si lo habéis vivido, puede ser muy aterradora. Rodney Ascher no ha leído a Sacks, o al menos cree que no lo necesita: para su “documental de terror” The Nightmare entrevista a varios cantamañanas que sufren este problema y les deja crecerse hasta que afirman no creer “en la explicación científica” y culpan del fenómeno a demonios y extraterrestres. La “explicación científica”, la de Sacks y otros muchos expertos, ni se menciona. Ése es el problema de The Nightmare: no quiere ser otra cosa que canguelo para adolescentes impresionables y se centra en unas reconstrucciones ridículas y obvias, un cruce de Cuarto Milenio, Expediente X y todos los trucos del terror de saldo contemporáneo (ése al que pertenecen pelis intercambiables como Insidious, Annabelle o The Conjuring). También es, al mismo tiempo, su atractivo: Ascher domina el género (las setpieces funcionan, al menos las cuatro o cinco primeras veces) y después de todo, como pasa en Cuarto Milenio, es más divertida la imaginación de un flipao que la explicación científica.

@VtheWanderer

San Andrés (San Andreas, Brad Peyton, 2015)

San-Andreas-2015-Film-Online-Subtitrat

Un megaterremoto, al que más tarde se sumará un tsunami, acecha California y The Rock, rescatador de 10 y padre preocupado de 12, tiene que salvar a su querida hija y a su no menos querida ex-mujer (Alexandra Daddario y Carla Gugino) de la catástrofe. Para ello viajará por todo el estado en helicóptero, camioneta, avioneta y lancha, y porque no había un tanque cerca… Es una pena que no lo haya y no lance misilazos al tsunami, y que The Rock no luche a puñetazo limpio contra las catástrofes naturales, porque si algo le falta a esta película es desmelenarse un poco. Porque The Rock, Daddario y Gugino como familia desestructurada que acaba más unida después de sufrir un terremoto que separa (¡toma metáfora!) un cacho de Estados Unidos es algo digno de verse. (Acabo de recordar que tenía una subtrama de científicos con Paul Giamatti. Su compañero y novio muere por culpa del terremoto y del típico niño tocacojones a salvar. Como es lógico busca venganza. Del terremoto, no del niño. Otra oportunidad perdida.)

@MacMathiu

Focus (Glen Ficarra, John Requa, 2015)

focus-movie-will-smith

Gran parte del cine LoPutoNormal tiene carácter de marca blanca: productos de factoría, sin diseño ni voz propia, hechos con el molde de otros mejores pero sin devaluarlos tanto como las copias chinas. Focus es así: El golpe convertido en un ligero codazo, Soderbergh imitado por un estudiante de cine, Nueve reinas sin el centrifugado desmadrado de la trama. Es ágil, suelta y está convencida de ser mejor trilera de lo que es, lo que me resulta bastante tierno. La vi en un avión mientras esperaba una cena insípida y ése me pareció su entorno natural: así de LoPutoNormal es.

@VtheWanderer