Si creen que Batman es un tipo sombrío, torturado y duro, es que no han visto estas películas. Si sólo piensa usted en justicia y cacerías nocturnas de criminales, piénselo dos veces. Bruce Wayne es tan humano como usted o Cano el Cuarto y de vez en cuando le viene en gracia pegarse unos bailoteos o echar cuatro polvos. ¿No se lo creen? Sigan leyendo.

En anteriores capítulos de ‘El otro cine de Batman’ les hablaba del alegre murciélago camp y de cómo los 80 trajeron una nueva versión madura y seria. Tras la película de Tim Burton, el gran público pedía historias oscuras y del Batman alegre y jovial sólo se acordaban los filipinos, que seguían a su bola y en 1991 estrenaron un insufrible musical casero  llamado ‘Alyas Batman en Robin‘.

Había, sin embargo, una importante diferencia respecto a las cuatro exploitations anteriores: esta vez se trataba de una comedia sin disimulos con un argumento meta-narrativo y referencial que volvería loco a más de un cultureta: tras una serie de robos protagonizados por tipos disfrazados de villanos de Batman, un par de pringaos deciden vestirse como el Dúo Dinámico y luchar por el bien y la justicia. Toda la cinta (insisto, atroz) es una suerte de homenaje nostálgico a la serie de los 60 vista desde la óptica filipina. Sus canciones son adaptaciones “de risa” de éxitos como ‘Surfin’ Safari’ de los Beach Boys: toma paramusicalidad. Así pues, si han de someterse a un “Batman pinoy”, que sea éste.


Un Batman gorderas es algo que nunca dejará de hacer risa.

Aún más anacrónica es ‘Return to the Batcave: The misadventures of Adam and Burt‘ (2003; aquí, tachín, ‘Batman recuerda’), perpetrada en plena era Nolan. El equipo detrás de la serie de los 60, maduritos todos, decide reunirse y echar unas risas en honor a los viejos tiempos, y que les quiten lo bailao. Sólo así se entiende esta delirante TV-movie: por un lado, se relata la creación del show original; por el otro, los propios Adam West y Burt Ward (Batman y Robin en el original televisivo) protagonizan una salchichera aventura al estilo de los antiguos capítulos, tortas y onomatopeyas incluídas.

Sobre el papel las dos ideas se dan de hostias… y en la pantalla, aún más. El rollo metanarrativo y referencial, de nuevo, puede caer en gracia a post-modernos y culturetillas, y los flashbacks (con un tono ligero pero realista) son lo bastante informativos como para resultar interesantes. Curiosidad, excentricidad, placer culpable, ejercicio de nostalgia, anacronismo gracioso… llámenla como ustedes quieran, pero avisados quedan.


Jack Brewer hace de Adam West haciendo de Batman, pero ni rastro de la bat-panza. 


Ésta también la pueden ver entera. Incluído el bat-baile de Adam West.

Si hablamos de parodias, homenajes o recreaciones de la serie de los 60 no podemos olvidarnos de la reciente ‘Batman XXX‘ (2010), una producción de la Vivid con un cuidado por el detalle formal, el chiste y la referencia que ya quisieran muchas spoof movies. Y encima es porno. No es que el show de Adam West contase con un gran presupuesto o un vestuario exquisito, pero eso no resta mérito a la conseguidísima estética de esta versión guarrilla del justiciero de Gotham.

La parte guionizada es sorprendentemente larga (hasta pasados casi diez minutos no se ve el primer manubrio) y si quitan el coiteo, les queda un capítulo perdido de la serie (¿pero por qué querrían hacer eso?). Toda la producción exhibe un tono pachanga y divertido y los actores no se salen del personaje ni mientras están en el vis a vis. Para colmo, cuenta con la pizpireta Lexi Belle como Batgirl y Tori Black interpretando a una estupenda Catwoman, sin nada que envidiar a Julie Newmar. Si gustan ustedes de las pornoparodias, ‘Batman XXX’ no tiene precio.


Los chistes, por supuesto, son mejores en esta versión.

Visto el éxito, la Vivid no iba a dejar al Batman moderno sin su ración de alegrías: este mismo mes se estrena ‘The Dark Knight XXX’, parodia que toma como punto de partida la trilogía de Nolan. Aunque no tendrá la misma gracia, el trailer muestra una caracterización bastante lograda (ojito con Bane) y, de nuevo, una Catwoman tremenda. Salen tortas, Nightwing, Poison Ivy, un Joker a lo Ledger y unas cuantas explosiones: elementos suficientes para que no aburra.

No se puede decir lo mismo de ‘BatfXXX‘ (2010), una superproducción hardcore por todo lo alto que dura nada menos que 4 horazas. A ver quién las aguanta. Aquí no hay chistes sino mucho intento de espectacularidad, mucho sexo duro en grupo sin venir a cuento y suficiente croma para excitar a George Lucas. Salen Tory Lane como “Poisen Ivy”, Isis Love como “Batchick” y otra docena de mujeronas, pero aún así cae bastante mal.


‘The Dark Knight XXX’. Folleteo en Gotham. 

Por si cuatro horas no fueran suficientes, ‘BatfXXX’ tuvo una secuela que no se hizo esperar: ‘Katwoman XXX‘ (2011). Más de lo mismo pero algo menos coñazo, con la mujer gato (interpretada por Dylan Ryder, quien, según la Boobpedia, ya está retirada del cine adulto) pasándose por la piedra al Joker, Harley Quinn, Supergirl, Dos Caras… Viruete le dio tres eduardomanospenes sobre cinco, así que no estará tan mal, pero si han de ver una pornoparodia que respete el material adaptado, se lo pase bien y funcione como porno y como parodia, quédense con ‘Batman XXX’.

Aún así, lo hace mejor que Halle Berry.

 Ya ven, tienen ustedes un Batman para cada ocasión: infracine para echarse unas risas con los amigotes, obras maestras animadas para comprender al personaje, anécdotas nostálgicas, guarradas para sus momentos íntimos y alguna cosa inclasificable. Si aún así se quedan con ganas, pueden echarle el ojo a la fallida serie ‘Birds of Prey‘ (2002), protagonizada por Barbara Gordon y la hija de Batman y Catwoman, aunque casi mejor si no lo hacen. Los padres aparecían de refilón en la intro. Supongo que no tendré que advertirles contra esa atrocidad que es ‘Catwoman‘ (2004), de Halle Berry y Pitof, pero que no se diga. Hay una antología de cortos animados realizada por autores japoneses de renombre, llamada ‘Batman: Gotham Knight’ (2008), pero la mayoría no pasan de oportunidad perdida. Y si no conocen todavía ‘Batman: Dead End‘ (2003), cortometraje realizado por un talentoso aficionado, dedíquenle los siete muntos que dura. Pero nunca, nunca, nunca se acerquen a menos de diez metros de las películas de Schumacher.

 V the Wanderer