A Óscar Alonso no le hablen de imposibles. Jamás le vayan con eso de que “es que es muy duro” o “hay que tener demasiada fuerza de voluntad”. Este dibujante y publicista bilbaíno cumple lo que se propone (ponerse en forma, correr la Maratón de Tokyo) y además lo comparte con los demás en forma de viñetas en 72.kilos.com: ilustraciones divertidas, sinceras, emocionantes e inspiradoras. La Inercia apuesta que le entrevistará y pasará un buen rato con él charlando de dibujos, música, deporte y otros retos.

¡Preséntate!
Bilbaíno, corredor, dibujador y aprendedor de japonés.

Has dicho que “dibujar puede que sea el mejor trabajo del mundo”.
Soy creativo publicitario, pienso campañas de publicidad y además dibujo viñetas para contar mis historias. Cuando dibujo, no hay ningún límite, no hay ningún cliente. Puedo dibujar un elefante ruso lavándose los dientes. Es más divertido. Sería fabuloso dedicarme a eso únicamente.

Pero por ahora…
De momento yo no puedo vivir del dibujo. Mi trabajo actual consiste es pensar campañas de publicidad, no ilustrarlas. Pero me encantaría que fuese al revés, o tener un estudio de diseño para ilustrar camisetas, edificios, chubasqueros para perros…

¿Cómo definirías tus viñetas?
El mundo del corredor explicado con colorines.

¿Pensabas en algún referente cuando empezaste a dibujarlas?
No. Sólo sabía que quería hacer una viñeta en horizontal y poder contar en ese marco algo interesante. Existen dibujantes muy buenos, pero nunca pensé en ninguna para inspirarme.

Son viñetas-tweet, perfectas para la dinámica de las redes sociales actuales.
La gente hace dietas en la alimentación, pero no en el consumo de información. Mucha gente cuenta muchas cosas. No hay tiempo para leerlo todo. Hay que elegir bien. Como emisor, prefiero contar una pequeñísima historia concentrada. Me resultaría muy difícil contar mi día a día en 30 líneas y, además, sería aburrido para el lector.

Tu web, 72kilos.com, empezó como crónica de un reto: perder peso.
Sí. Hablar de tu próximo reto ayuda a conseguirlo. Te creas una pequeña presión social a tu alrededor. La gente enseguida asocia tu figura a un reto. Lo primero que te preguntan es “¿Qué tal vas de peso?”. En los momentos de debilidad, cuando quieres perder peso y te encuentras delante de una tarta de chocolate te ayuda bastante que un amigo te diga “esta debería ser la viñeta de mañana en tu blog”. Es una motivación increíble. Mejor que un cinturón gástrico.

A partir de cierto momento, hay un salto temporal y rearrancas dedicándote a explicar tu experiencia como corredor.
Cuando has perdido 20 kilos en un año todo te parece posible. Para mi 72 kilos es más que mi peso ideal, es la demostración de que cualquier objetivo es alcanzable. Así que cuando me planteé correr la Maratón de Tokyo pensé que era un buen lugar para contarlo. “72kilos” es un sello. Si algún día decido cruzar el Atlántico a nado también se podrá seguir por esa web.

¿Por qué la Maratón de Tokyo?
Hace 9 años conseguí una beca para visitar Japón durante dos semanas. Fue un viaje con 20 jóvenes de todo Europa que me fascinó. Y cuando me propuse terminar una maratón pensé que un buen aliciente para salir todos los días a correr sería elegir un destino único. Afortunadamente hay maratones en miles de ciudades del mundo. Tokyo estaba lo suficientemente lejos como para no tirar la toalla a mitad del entrenamiento.

Dos pájaros de un tiro. ¿Con qué momentos te quedas de ese viaje?
Voy a hacer un ránking: 5-La noche antes de la Maratón, que me puse a llorar recordando todo el camino realizado. 4-Pasear con mi novia por Kyoto. 3-Lanzarme a hablar en japonés por primera vez en mi vida con un señor en Ginza. 2-Terminar la maratón. 1-La media hora antes de la Maratón, quieto, esperando a que dieran el pistoletazo de salida.

Óscar durante la Maratón de Tokyo

¿A qué nivel estabas cuando decidiste hacerla?
Llevaba tres años corriendo tres veces por semana sin presión alguna. Había semanas que no podía y no me preocupaba. Corría para pasármelo bien. Cuando decidí correrla me lo tomé con mucha calma, empezando a correr 20 minutos durante cuatro días a la semana.

Y la acabaste…
La maratón la terminé en 3 horas 55 minutos. El entrenamiento me sirvió para llegar perfectamente de piernas y con la cabeza sin ningún atisbo de abandono. A medida que se iba acercando la meta la cabeza estaba mejor. El recuerdo que conservo de los últimos doscientos metros son de una inmensa felicidad, como de flotar, de volar. Al cruzar la meta me apetecía llamar a todos mis familiares y amigos que me habían dejado un mensaje personalizado en mi iPhone, mezclado con la música. Me puse a llorar mientras andaba y recogía el agua, la fruta y la medalla más bonita del mundo.

¿En qué se diferencia una carrera organizada en Japón de una en España?
La organización fue extremadamente al detalle. En España también se organizan muy bien este tipo de pruebas. Seguramente idealice todo lo relacionado con aquella carrera por ser mi primera maratón, pero sí es verdad que detener una ciudad tan grande para un evento de tal magnitud no lo había visto jamás.

Hay una viñeta por kilómetro.
Sí. Nada más acabar la carrera intenté apuntar el máximo número de ideas en un cuaderno para ir haciendo viñetas cuando volviera a casa. Hay algunas que van más allá de un kilómetro en concreto, como la que explica la idea que tuve para mi familia y amigos corriesen conmigo.

¿Conoces el trabajo de Cristoph Niemman(Dibujante que elaboró viñetas mientras corría la maratón de Nueva York.)
Sí, a mitad del proceso de entrenamiento un amigo me pasó el link. Primero, Niemman es un maestro, muy fino con sus dibujos y muy claro con sus pensamientos. El mérito de dibujar mientras corre la Maratón de Nueva York es digno de un maestro. Ser columnista del New York Times es una categoría especial.

¿Cómo llevas las clases de japonés?
No asisto a clases de japonés. Aprendo por mi cuenta. Es más divertido. Veo dibujos, series, juego a videojuegos, salgo a correr con podcasts en japonés y aprendo vocabulario con mi iPhone. Tiene algo que similar a prepararse para una maratón. Todos los días cuentan. Poco a poco voy comprendiendo más cosas. Me hizo mucha ilusión que mi novia se asombrara cuando en un restaurante en Tokyo pude leer unas cuantas frases seguidas.

¿Cómo elaboras los dibujos?
En mi casa sólo tengo un bloc de hojas, un lápiz, un sacapuntas, un ordenador y un escáner. Me siento en la mesa, intento pensar lo más interesante de ese día, lo dibujo en poco tiempo, lo escaneo y lo pinto en Photoshop. A veces tardo 30 minutos y a veces 3 horas. Hay días que llego con la idea pensada. No necesito nada más. Eso es la felicidad.

Reflejan de forma muy clara de la experiencia del corredor en sentido amplio, desde lo útil hasta lo anecdótico.
Sí, las experiencias del corredor son las que más me gustan. A pesar de que voy escuchando música pienso en cosas, intento solucionar los problemas. Cuando se me ocurre alguna idea me fabrico algún mecanismo mental para acordarme y poder dibujarla. Muchas veces esos mecanismos no funcionan bien. Supongo que tendré que mejorarlos.

¿Cuántas veces te han preguntado “por qué corres”? ¿Crees que con tus viñetas se responde esa pregunta?
Me lo preguntan bastante, sí. Incluso a veces me lo pregunto yo. Cuando no te apetece demasiado correr intento acordarme de alguna viñeta que hice hace tiempo y que, efectivamente, dan respuesta a esa pregunta. Correr no es complicado, lo difícil es motivarse.

¿Cuáles son tus favoritas?
Turron vs. Turroff. Las abdominales amaestradas. El último kilómetro de la Maratón de Tokyo, las gafas inundadas. El laboratorio para fabricar insultos a mi tío/entrenador. Adele sufriendo para cantarme durante un kilómetro de la maratón.

¿Habrá recopilación en papel?
Sería un buen regalo para alguien que cree que no puede conseguir algo. Espero que sí, me haría mucha ilusión ver un libro de dibujos que hablen de la experiencia de un corredor. Editores del mundo, ésta es la oportunidad que estábais buscando.

¿Qué hay después de la maratón?
Desde el 1 de Junio ya estoy contando cómo terminar la Maratón de Amsterdam. Al terminar la de Tokyo pensé que un año entero esperando repetir se me iba a hacer muy largo. Además, existen millones de sitios a los que me encantaría ir y organizan maratones. He descubierto una manera interesante de viajar: ya no voy para ver un lugar, sino para correr en él. Lo recomiendo.

También dibujas para NadaPedaleaCorre.com.
Los chicos de NPC me propusieron hacer una viñeta semanal sobre cualquier tema relacionado con el triatlón. Cuando volví de Tokyo tenía claro que esas tres disciplinas iban a acompañarme durante un periodo de tiempo considerable, así que me lo estoy tomando con tranquilidad. Nado cada vez más, pedaleo bastante más y corro lo mismo que el año pasado. Seguramente el año que viene me lance a hacer uno y como todos los retos desde que perdí 20 kilos lo contaré en 72kilos.com.

¿Has probado el trail? 
Desde hace dos meses he comenzado a correr por la montaña. Es una experiencia mucho más divertida que correr por asfalto. Te sientes Pedro, el amigo de Heidi. El ritmo es algo que hay que vigilar y que trastoca un poco los entrenamientos específicos para la maratón, pero subir a una montaña por tu propio pie, mancharte de barro y bajar como un caballo desbocado es muy recomendable.

¿Utilizas alguna herramienta o aplicación para registrar tus entrenos?
Tenemos una suerte tremenda por tener aparatos que te miden todo. Yo utilizo Nike+ para almacenar mis carreras y mis sensaciones. Todo lo que me sirva para motivarme a salir a correr merece la pena, porque el resultado es fantástico. La tecnología ha llegado para ayudarnos, y los corredores tienen un inmenso margen de mejora gracias a ella.

Correr está de moda, empiezan a haber redes sociales como TribeSports donde compartir experiencias y animarse unos a otros.
No conocía esa red social, pero de nuevo, todo lo que ayude a un señor o señora a salir a correr 30 minutos todos los días es un golazo por la escuadra. Todos necesitamos motivación, incluso Rafa Nadal.

¿Corres con música?
La música mientras corres debería ser declarada patrimonio de la Humanidad, darle el Nobel de Física, de Matemáticas y de la Paz. Escucho muchísimo música mientras entreno, sobre todo en japonés. En las competiciones también, porque no compito a niveles profesionales. Me parece algo vital. Son píldoras de energía, acompañantes de lujo y solución casi gratis para salir a correr.

Una lista de lo que te llevas…
Dependiendo del día selecciono un disco en concreto o dejo la reproducción en aleatorio. Para las competiciones intento hacerme una pequeña bomba de motivación: Ingredientes: Música que te ponga los pelos de punta, sea lo que sea. (Ópera, rock, bandas sonoras, música de cuando eras niño…) Mensajes de ánimo de familiares, amigos o conocidos grabados y no escuchado previamente. Audio de algún anuncio o trozo de película que te ponga más pelos de punta. Mezclar aleatoriamente y prever que la duración de la lista es similar al tiempo estimado de tu carrera. Aviso: utilizar sólo en días especiales como los días de competición. Un martes, por ejemplo, funciona peor, aunque te saca alguna lágrima.

¿Cómo ves el deporte en los medios?
El deporte no es sólo dos jugadores de dos equipos de fútbol. Hay millones de historias muy interesantes que contar tanto dentro del fútbol como en esgrima, waterpolo o rugby. El atletismo es un deporte muy emocionante para seguirlo. Las olimpiadas no serían lo mismo sin las pruebas de 100m, 1500m o la maratón. El enfoque que están utilizando los chicos y chicas de ‘Informe Robinson’, un programa de documentales deportivos va más allá del deporte, y seguramente sea el mejor espacio de la televisión actual. Es una delicia ver alguna de sus piezas. Supongo que cosas así son las que triunfarán a pequeñas/mediana escala en un futuro: gente muy buena (Santiago Segurola, Ramón Besa, Rubén Uría…) contando buenas historias del deporte.

¿Qué dibujantes sigues?
Me encanta El Roto. Le invitaría a cenar a mi casa todos los días. Es muy ácido y toca temas que no me interesan, pero los sufro. Luego está Forges que es un maestro. Desde hace poco sigo a Eneko y a Calpurnio. Pero sin duda, mi favorito es Liniers, el dibujante argentino. A ese le invitaría a desayunar los domingos y a salir a correr unos kilómetros para luego dibujar alguna viñeta juntos.

Por último, ¿puedes recomendarnos tres canciones? Para correr o no.
‘Hello’ de Oasis. Con ésta viajo a cuando tenía 14 años y todo era mucho más fácil. ‘One Sunday Morning’ de Wilco. Un tema que solo dura 12 minutos, pero que es una maravilla. ‘Kaze wo Atsumete’ de Happy End. En japonés, la utilizó Soffia Coppola para Lost in Translation y yo para terminar la Maratón de Tokyo.

V the Wanderer

¿Desea saber más?

– Hágase asiduo de su web.

Siga sus retos en su Twitter.

– Pásese por NadaPedaleaCorre.com.