Después de fracasar moderadamente como revista cultural online, programa de música y hasta club de atletismo, La Inercia se lanza a otra empresa abocada al más absoluto ridículo: constituirse como micronación independiente. ¿El motivo? Por una parte, que llevamos años viviendo en las aguas internacionales de la cultura y no nos va mal, por otra, que queremos echar el rato mientras esperamos a la parca.

1302_649212165108215_511472430_n

La prueba de que tenemos experiencia suficiente para montar nuestro propio país:
en el ‘Animal Crossing’ llevamos meses y meses de alcaldes y nadie nos ha echado.

No nos votaron cuando nos presentamos a las elecciones catalanas (con Robot Gay a la cabeza y una estupenda campaña mediática), así que vamos a ir a por todas y montarnos nuestro propio chiringuito. Y mira que nos lo curramos. ¿Se acuerdan? Teníamos una estupenda cuña radiofónica para anunciarnos:

Y no es por alardear, pero nuestro programa electoral era solidísimo:

– Nuestro himno nacional será una versión de ‘Como yo te amo’ de Raphael de 27 minutos.

– Ni comunidades autónomas, ni independencia, ni federalismo. Nuestro proyecto es volver a la Pangea.

– Enviaremos a Nacho Vegas a Eurovisión.

– Sólo subvencionaremos películas malas que hagan mucha risa.

– Reduciremos un 2,2% el gasto en corrupción y le haremos la raíz cúbica al presupuesto destinado a fotocopias.

– Los hilos musicales de todo lugar público pasarán por la censura: sólo se escuchará buena música o, en su defecto, buena radio.

– Nos anexionaremos por las buenas o las malas la costa sur de Dinamarca y dos islas africanas a elegir.

– Cerraremos Internet por la noche para ahorrar. En su lugar, el teletexto.

– El deporte nacional será el curling sobre hierba o, en su defecto, el duatlón con porterías.

– Usaremos una tirada de 2D10 para subir o bajar el IVA cada mañana.

– Disolveremos inmediatamente a Andy y Lucas.

– Todos nuestros asesores serán monos.

– Todo el presupuesto de educación y sanidad lo dedicaremos a pagar a los monos (que no trabajan gratis).

– Saldremos de la OTAN y nos apuntaremos a la NATO, porque suena mejor.

– ¡No al euro! Nuestra moneda oficial será el tetradracma.

– Nuestro modelo de estado es una oligarquía-tiránica muy muy liberal. Nos pasamos por el forro a Montesquieu.

– Prohibiremos las cosas que dan bajona, como el chándal sin hacer deporte, Pedro Reyes o las mascotas de cereales de marca blanca.

– Crearemos el “Día de ir en tetas”.

– Cambiaremos el nombre de la Generalitat por Hall de los Superamigos de la Justicia.

– Nuestra jefas de gabinete serán Sasha Grey, Gianna Michaels y Stoya.

– Abriremos embajadas dentro de las embajadas dentro de las embajadas. Muy Nolan todo.

– El jefe del gobierno pasará a llamarse “el Puto Amo”.

– Chiquito de la Calzada será nombrado Emperador Permanente y Eterno.

– En las recepciones protocolarias, la sardana será sustituida por bailes de Bobby Farrell.

– El pelo a lo afro será obligatorio en las escuelas.

– Todas las fotos del rey serán cambiadas por retratos de Bud Spencer. Enfadado.

– Los lunes serán declarados festivos por ser “Día de La Inercia”.

La idea se la hemos levantado sin escrúpulos a micronaciones como Redonda, Sealand o sobre todo el Reino de Lovely, resultado del estupendo programa de tele británico ‘How To Start Your Own Country’, creado por Danny Wallace. No duden que será el primer país con el que buscaremos hermanarnos.

Ahí tienen el primer capítulo entero. El resto, en el mismo sitio.

¿Se apuntan? Necesitamos ciudadanos y habrá furcias y casinos. Si quieren formar parte de este estado en ciernes, súmense enviando un correo a redaccion@lainercia.com o háganlo saber en Twitter (@lainercia) o Facebook. Corran, que todavía no tenemos territorio y no sabemos cuánta gente nos cabrá.